PREVENT SECURITY SYSTEMS. MITOS Y VERDADES SOBRE VIDEOVIGILANCIA:

PREVENT SECURITY SYSTEMS. MITOS Y VERDADES SOBRE VIDEOVIGILANCIA:

Logo prevent

La videovigilancia es una de las mejores opciones para proteger una comunidad de vecinos y disuadir a los ladrones, okupas, vándalos… Sin embargo, es un tema sobre el que existen muchos mitos:

Mito #1. Las cámaras nos quitarán intimidad y privacidad

El objetivo de las cámaras es proteger a la comunidad de actividades delictivas, no vigilar la vida cotidiana de los vecinos. Las cámaras sólo se colocarán en zonas comunes que puedan resultar peligrosas para los vecinos y en ningún caso grabarán el interior de una vivienda particular.

Además, el visionado de las imágenes no lo podrá realizar cualquiera, solo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o aquellas personas autorizaras en el Registro de la AEPD asociado a la instalación, que el caso de las Comunidades de Propietarios suele ser el presidente o el Administrador de fincas.

Mito #2. La instalación es muy compleja y la inversión económica excesivamente alta

Instalar cámaras de videovigilancia se trata de una inversión que, aunque a priori pueda suponer un esfuerzo económico, a la larga va a evitar muchos problemas y gastos.

Además, el sector ha evolucionado mucho y ahora existen soluciones para todo tipo de situaciones y para todos los bolsillos.

También hay que tener en cuenta que, al tratarse de una solución de seguridad colectiva para la Comunidad de Propietarios, con la que compartiremos los gastos de mantenimiento e instalación, puede acabar resultando más económico que contratar soluciones de seguridad individuales como alarmas en cada una de las viviendas.

Mito #3. Contratar un vigilante es más eficaz y económico

Dependerá de cada caso, pero hay que tener en cuenta que un vigilante no puede tener los ojos en varios sitios a la vez, ni retener las imágenes en su cabeza recordando fechas y horas con la exactitud que lo harían las cámaras.

En cuanto al precio, hay que tener en cuenta que, al contratar vigilancia presencial, no tendremos que pagar simplemente un salario, sino toda una organización que permita cuadrar los distintos turnos, así como vacaciones y posibles bajas.

Mito #4. La videovigilancia falla con mucha frecuencia

Hoy en día tanto las cámaras como las instalaciones y procedimientos para el almacenaje y custodia de las imágenes ofrecen gran calidad y monitorización en remoto para prevenir fallos o sabotajes.

No deben conformarse con una instalación problemática. Siempre se puede revisar lo que se tiene para mejorar la instalación y cubrir las necesidades reales del espacio a proteger.

Mito #5. Las cámaras, cuanto más grandes mejor

Seguramente este mito tiene relación con dos aspectos:

Los primeros productos que salieron al mercado eran de gran tamaño, pero la tecnología ha avanzado y ahora el tamaño de la cámara no tiene nada que ver con la calidad de la imagen ni las prestaciones que ofrecen.

Además, las cámaras de videovigilancia sirven como elemento disuasorio. Por ello hay quienes piensan que deben ser grandes, pero en realidad no es necesario, ya que las zonas videovigiladas deben estar señalizadas mediante cartelería, como requiere la LOPD.

 

Más información:

https://www.prevent.es/servicios-de-seguridad/camaras-de-seguridad/camaras-de-seguridad-en-comunidades-de-vecinos

 

Contacto:

Si desean más información sobre nuestras cámaras de videovigilancia para Comunidades de propietarios envíen un email a info@prevent.es.