LA CIBERSEGURIDAD, COMO EJE VERTEBRADOR DEL NEGOCIO

LA CIBERSEGURIDAD, COMO EJE VERTEBRADOR DEL NEGOCIO

La crisis sanitaria derivada del COVID-19 ha supuesto un gran desafío para todo tipo de negocios, independientemente de su tamaño o sector. Con el transcurso de las semanas y la recuperación de cierta normalidad, la preocupación de los negocios se incrementa, ante la inquietud de posibles nuevas pandemias o rebrotes que puedan devolverlos a un estado de confinamiento como el vivido.

Esta epidemia ha llegado en un momento en el que la gran mayoría de las compañías se encontraba inmersa en procesos de transformación digital, con el objetivo de poder migrar aplicaciones y datos a la nube, de forma que se pueda disponer de ellos en todo momento y lugar. Sin embargo, esto implica nuevos desafíos, que pueden comprometer a estas empresas, si no cuentan con una arquitectura firme y segura que sea capaz de prevenir cualquier ciberataque.

Tan solo el pasado año, este tipo de plataformas sufrieron más de 15 millones de ciberataques de los cuales 400.000 se consolidaron. En total, en 2019, el 45% de las empresas vio comprometida al menos una de sus cuentas, como consecuencia de un ciberataque.

En este punto, las pymes están pasando un momento decisivo para su futuro, alimentado por la pandemia del Coronavirus, el gran aumento del e-commerce, o el crecimiento sin precedentes del teletrabajo; que se unen a la creciente necesidad de potenciar o implementar mayores medidas de seguridad para los datos, que sirva de muro de contención ante vulnerabilidades que puedan destruir negocios, en cuestión de minutos.

Ante las incertidumbres del futuro, los empresarios deben poner el foco en preparase para cualquier eventualidad y no perder de vista la seguridad, tanto para el trabajo en remoto como para toda actividad que realiza una PYME, y que puede ser susceptible a algún ataque, especialmente en situaciones imprevistas.

En esta línea, es imprescindible reestructurar los pilares de la empresa para disponer de todos los recursos necesarios que permitan anticipar escenarios complejos e implementar una estrategia de ciberseguridad como eje vertebrador del negocio. En este sentido, la inteligencia artificial va a jugar un papel fundamental, en los planes de ciberseguridad de las empresas, ya que, va a permitir una respuesta veloz a posibles ataques.

Ante eso, los especialistas en ofrecer un servicio integral de seguridad adaptado a cada negocio son un aliado clave para llevar a cabo esta transformación pendiente. Factum, con más de diez años de expertise en la integración de tecnologías avanzadas, tiene en marcha grandes proyectos en el área de seguridad que permiten a las pequeñas y medianas empresas “olvidarse” de sus necesidades TIC, para centrarse en lo que de verdad importa: su actividad diaria.

Además, la compañía española cuenta con la estructura necesaria para responder a las demandas del mercado, tras la reciente adquisición y fusión con la firma especialista en ciberseguridad, Secura.

La suma de ambas ha constituido un referente en implantación de soluciones y gestión de servicios TIC, que además cuenta ahora con las habilidades en seguridad necesarias para afrontar este gran reto; consolidarse como uno de los principales proveedores especializados en ciberseguridad avanzada en España, con soluciones y partners de primer nivel y proyectos estratégicos de gran relevancia.

Unos recursos que convierten a Factum en el especialista español en servicios IT para las PYMEs, con un alto componente en servicios avanzados de ciberseguridad, área que ya supone el 70% de su actividad.

La experiencia de más de una década en el ámbito de la ciberseguridad que atesora Secura, unida a una trayectoria de éxito en el mundo de los servicios gestionados y SOC, le convierten en un actor decisivo que suma la más alta cualificación técnica, con cercanía al cliente, flexibilidad en sus procesos y la máxima agilidad de respuesta.

La reciente pandemia global ha mostrado lo delicado que puede llegar a ser mantener la actividad de una empresa, cuando sus empleados deben quedarse en casa, y debería servir para que todos tomemos conciencia de que, en el futuro, será necesario contar con los mejores recursos IT y de ciberseguridad para responder con garantías a cualquier imprevisto.