COVID 19: INCIDENCIA SOBRE EL TURISMO E INMIGRACIÓN

COVID 19: INCIDENCIA SOBRE EL TURISMO E INMIGRACIÓN

Logo Tolentino

La crisis sanitaria causada por el COVID 19 ha motivado que el Gobierno, a lo largo de las últimas semanas, implemente medidas para evitar su expansión. Desde que se declaró el estado de alarma la mayoría de los desplazamientos y actividades comerciales fueron suspendidas y/o reguladas. Durante dos semanas se paralizó casi por completo la economía española, logrando de esta manera evitar la expansión acelerada y la contención del virus.

Pero el regreso de las actividades no esenciales ha generado confusión en todos los sectores. Esto no implicó que todo volviera a la normalidad. Tampoco significó el inicio de la desescalada a la que el Gobierno se refiere cuando habla de reactivar el país. Con una tercera prórroga del estado de alarma, el panorama de salida de la crisis dibuja un camino amplio y escalonado, que requerirá más tiempo del esperado.

Turismo y Hotelería. Un panorama incierto.

Desde el Ministerio del Interior se publicó un listado que permite esclarecer cuales son las actividades que, a pesar de continuar el estado de alarma, pueden retomar sus actividades garantizando las condiciones de seguridad sanitaria a sus trabajadores y evitando la aglomeración de personas. Sin embargo, han sido muchos los afectados a raíz de la crisis sanitaria y uno de los sectores más resentidos es el de turismo y hotelería.

España percibe un alto porcentaje de su PIB a través del turismo. Esta cifra que venía en aumento desde hace varios años ha sufrido un abrupto detenimiento en este primer trimestre del año. Trabajadores, empresas y todos los involucrados se han visto forzados a detener de forma indefinida sus actividades. El cierre de fronteras, la cancelación de vuelos comerciales y las decisiones que se han tomado que inciden directamente sobre estas actividades, han determinado que este sea uno de los sectores con mayores pérdidas y dificultad para su recuperación.

El flujo migratorio mundial podría decaer.

Esta semana, el Gobierno, aprobó la prórroga hasta el 15 de mayo de la Restricción de viajes no imprescindibles desde terceros países, a la Unión Europea y países asociados. La medida tiene excepciones y no afecta a residentes de la Unión Europea, así como el cónyuge o pareja del ciudadano de la Unión, titulares de un visado de larga duración expedido por un Estado miembro o Estado asociado Schengen, trabajadores transfronterizos, profesionales sanitarios o del cuidado de mayores, personal dedicado al transporte de mercancías, personal diplomático, personas viajando por motivos familiares imperativos y personas que acrediten documentalmente motivos de fuerza mayor o situación de necesidad.

Esta decisión genera incertidumbre en el ámbito migratorio. Desde hace varias semanas se ha prohibido la contratación en origen y los consulados españoles han cesado temporalmente sus actividades, a excepción de algunos casos. A pesar de que muchos de los procedimientos contemplados en las leyes de extranjería se siguen llevando a cabo de forma telemática, el flujo migratorio a nivel mundial se está restringiendo. Un claro ejemplo ha sido la decisión tomada por el presidente norteamericano, Donald Trump, que esta semana firmó una orden ejecutiva que paraliza temporalmente las solicitudes de residencia permanente durante sesenta días.

De momento, es importante destacar que esta situación requiere que todos colaboremos en la lucha contra el COVID 19. De ser posible la mejor opción es seguir confinados, evitar los desplazamientos innecesarios, realizar teletrabajo cuando se pueda y seguir las recomendaciones del Gobierno, hasta la reapertura, que poco a poco, se prevé en los próximos días. 

Mientras los procesos migratorios siguen fluyendo, por la vía telemática. Evitando así las aglomeraciones de procesos, una vez se levante el estado de alarma.

Más información en tolentinoabogados.com