En el año 2005, con el cambio generacional, nace Naharro Showroom. Un espacio en el que Naharro seguía persiguiendo los clásicos del diseño desde una perspectiva más actual y donde cada hermano tenía un papel muy determinado y necesario para el desarrollo de este proyecto. Enrique en la búsqueda del producto y ¿alma mater¿ del negocio, Jose Manuel en la labor financiera, Fernando en la parte técnica y Nuria en el departamento comercial. En aquellos años, Naharro se hizo distribuidor de firmas como Knoll, Cassina o Vitra entre otras y así fueron integrando al catálogo de Naharro piezas originales diseñadas por grandes arquitectos del siglo XX.

En 2015, rehabilitan el taller inicial de la calle Granada y lo convierten en una Galería de arte única en la que comparten espacio piezas de pintura, escultura, antigüedades y mobiliario del siglo XX.